Cuando empecé a trabajar en mejora genética del trigo hace veinte años conocía las necesidades del sector productor en cuanto a estabilidad del rendimiento y resistencia a enfermedades y plagas en las nuevas variedades. Pero al hablar sobre calidad escuchaba opiniones muy diversas y a veces contradictorias. Gracias a la AETC he tenido la oportunidad de conocer a representantes de toda la cadena de valor, agricultores, semillistas, almacenistas, cooperativas, molineros, harineros, semoleros, laboratorios de análisis, etc. y con sus diferentes aportaciones contribuimos a redactar la norma de calidad de los trigos españoles que de nuevo estamos revisando. Es muy importante conocer los puntos de vista de todos los sectores involucrados.

Si aún no eres de la AETC, pincha aquí

Ignacio Solís Martel,  Profesor de Mejora Vegetal en la ETSIA de Sevilla.