Hablamos con el doctor ingeniero agrónomo y profesor de la Universidad de Córdoba (UCO), Francisco Márquez García, sobre el Grupo Operativo Innovatrigo. 

¿En qué consiste el proyecto del Grupo Operativo “Innovaciones para la mejora de la sostenibilidad ambiental y económica de la producción de trigo en España” (Innovatrigo)?

Este Grupo Operativo persigue mejorar la rentabilidad económica de las explotaciones productoras de trigo favoreciendo la adopción de innovaciones a través de la inserción de nuevas tecnologías y sistemas de manejo sostenibles. Asimismo, se facilita la orientación de la producción hacia los requerimientos del mercado y la sociedad mediante el desarrollo de sellos de calidad de producto.

Todo ello mejorará la competitividad de los productores de cereal, no sólo al incrementar la rentabilidad de las explotaciones, sino facilitando la integración y entrada en el mercado a todos los niveles, tanto local como nacional. Esto se consigue promoviendo un régimen de calidad mediante la generación de una certificación que añada valor al trigo producido de manera sostenible.

 ¿Cómo surgió la idea de crear el proyecto? ¿Quiénes son los colaboradores?

Esta idea surgió de la necesidad de mejorar la cadena de producción de trigo en España que, en los últimos años y debido especialmente a la caída de precio de los cereales, está iniciando un importante retroceso. Por ello, un grupo de instituciones públicas y privadas, que mantenían relaciones previas con el nexo común de la Universidad de Córdoba (UCO), decidieron abordar esta problemática.

El consorcio está formado por la AETC, como miembro representante; la UCO, como coordinador; Antonio Tarazona, Agrifood y la Asociación Española de Agricultura de Conservación. Suelos Vivos (AEAC.SV) como socios beneficiarios; y DCOOP y Carrefour, como miembros colaboradores.

 ¿Cuáles son los objetivos a conseguir?

El objetivo general del proyecto es mejorar la sostenibilidad ambiental y económica de la producción de trigo a través de los integrantes de su cadena, promoviendo etiquetados de calidad ambiental que proporcionen mayor valor añadido.

Para alcanzar tales fines, el Grupo Operativo se articulará en cuatro acciones principales: 

  1. Integrar a todos los actores de la cadena de producción de trigo (agricultores, técnicos, industria transformadora y distribución) como medio para favorecer la innovación. Esto permitirá una agricultura sostenible y que lleve a cabo un uso más eficiente de los recursos naturales.
  2. Adaptar y promover tecnologías innovadoras entre los agricultores y la sociedad en general que fomenten una producción de trigo rentable y sostenible, y reduzcan su impacto sobre el cambio climático.
  3. Fomentar herramientas de etiquetado de subproductos del trigo como el pan que den visibilidad comercial al cereal producido de manera sostenible, creando un mayor valor añadido del producto y favoreciendo la competitividad de la producción sostenible de éste.
  4. Crear un plan de divulgación que mejore la adopción de las innovaciones mediante el fomento de las prácticas sostenibles en la producción de trigo, tanto entre agricultores, como en otros actores de la cadena productora y la sociedad en general. Además, generar información que permita propiciar políticas de apoyo a la agricultura innovadora y sostenible.

 ¿Qué procedimiento se ha seguido y en qué punto se encuentra actualmente?

Este proyecto se ha conseguido a través de una subvención en concurrencia competitiva a través de una red de ayudas de la EIP-AGRI (European Innovation Partnership on Agricultural Productivity and Sustainability), que en España coordina  la Dirección General de Desarrollo Rural, Innovación y Política Forestal, dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Actualmente, la propuesta se encuentra en su proceso de evaluación, aunque ha sido valorada con la tercera mejor puntuación de todos los Grupos Operativos presentados a nivel nacional dentro de esta convocatoria.

 ¿Qué papel va a desempeñar la AETC en el desarrollo del proyecto?

La AETC es el miembro representante del proyecto al ser la entidad nacional que aglutina a la mayoría de los actores involucrados dentro de la cadena de producción de trigo. Ayudará a vertebrar gran parte de las actuaciones a desarrollar, favoreciendo las sinergias y potenciando los trabajos entre las distintas entidades.