Jon González, técnico en cereales del Grupo AN, explica cómo el proyecto Wheat Cultivars está ayudando a alimentar a la creciente población mediante la optimización del rendimiento y la calidad del trigo. También destaca cómo la co-creación es la clave para el desarrollo sostenible del trigo y la producción de alimentos en general.

Alimentando nuestro futuro: el proyecto Wheat Cultivars mejora el rendimiento de un grano a la vezHola Jon, ¿puedes contarnos más sobre el proyecto Wheat Cultivars ?
El proyecto consiste en mejorar el desarrollo del trigo mediante la identificación de variedades tolerantes a la sequía y la enfermedad del trigo conocida como roya amarilla. El cambio climático tendrá un impacto significativo en la producción de cultivos en el futuro, por lo que debemos adaptar la forma en que manejamos los cultivos en diferentes regiones climáticas de todo el mundo para mejorar el rendimiento y la calidad del trigo.

 ¿Quién participa en el proyecto?
Nuestro proyecto utiliza un enfoque multidisciplinario, donde reunimos diversos conocimientos para brindar el mejor asesoramiento a los agricultores europeos. Esto incluye la cooperativa agroalimentaria Grupo AN, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, la Universidad de Reading y el RisingFoodStar Grainsense. 

Parcelas de trigo en España con el objetivo de aumentar el rendimiento y la calidad del trigo.¿Puedes compartir lo que ya has logrado con este proyecto y cuáles son tus próximos pasos?
Por supuesto. Hemos recopilado los resultados de nuestro estudio de campo de primer año y estudios de invernaderos donde probamos diferentes tratamientos para ver qué efecto tenían en el trigo. Algunos de estos tratamientos incluyen el uso de fungicidas para eliminar hongos en los cultivos de trigo y un bioestimulante que se utiliza para estimular los procesos naturales en el desarrollo del trigo. Nuestros próximos pasos incluyen la recopilación de más datos sobre diferentes condiciones agroclimáticas, para que podamos sacar conclusiones fiables sobre las mejores formas de estimular la producción de trigo.

¿Cómo está ayudando el proyecto Wheat Cultivars con el objetivo de EIT Food de mejorar la sostenibilidad del sistema alimentario?
Nos alineamos con el objetivo de sostenibilidad de EIT Food porque queremos mejorar la calidad y cantidad del trigo y la eficiencia en el uso de los recursos para las generaciones futuras. Al identificar los cultivares de trigo tolerantes a la sequía y la enfermedad del óxido amarillo en diferentes regiones europeas, podemos mejorar la autosuficiencia y la disponibilidad de trigo, al tiempo que logramos una producción de alimentos más sostenible. También estamos evaluando productos bioestimulantes con el objetivo de aumentar la resistencia de los cultivos a la sequía y las presiones de plagas. 

¿Crees que aumentar la calidad y el rendimiento de los granos de trigo será suficiente para alimentar a la creciente población mundial?
Definitivamente será parte de la solución. Como el trigo es un cultivo tan importante en la mayoría de nuestras dietas, mejorar su rendimiento y calidad ayudará a alimentar a nuestra creciente población. Sin embargo, reconocemos que alimentar a la población es un esfuerzo conjunto que requiere que la industria y los investigadores de toda la cadena mundial de suministro de alimentos trabajen juntos. Sin embargo, nuestro proyecto está contribuyendo al objetivo de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas de cero hambre .

Increíble. Al trabajar estrechamente con los agricultores europeos, ¿cuáles son algunos de los desafíos que enfrentan?
Los agricultores de toda Europa se enfrentan a múltiples amenazas a diario, incluido el precio de los cultivos, los problemas de plagas y las condiciones climáticas difíciles. Siempre buscan mejorar la rentabilidad y la sostenibilidad de su negocio, que creemos que van de la mano. Esperamos demostrar a los agricultores que probar nuevas técnicas y cultivos puede ayudar a mejorar las ganancias y la sostenibilidad.

Como proyecto de innovación que utiliza tecnología para recopilar datos de cultivos de trigo, ¿en qué medida la innovación y la tecnología pueden abordar los desafíos del sistema alimentario?
Creemos que la tecnología y la innovación son fundamentales para garantizar la sostenibilidad y la rentabilidad de nuestra cadena de valor alimentaria. Vale la pena invertir en tecnologías innovadoras, como la calidad de grano de bajo costo (cuantificación de contenido de proteínas, humedad, carbohidratos y aceites) (como el dispositivo GrainSense ) junto con robótica e inteligencia artificial que pueden interpretar la salud del suelo. Sin embargo, para garantizar el éxito de Estas tecnologías deben desarrollarse conjuntamente con los agricultores, ya que la creación conjunta logra los máximos beneficios para el sistema alimentario en su conjunto.

Absolutamente. Según su experiencia, ¿es la competitividad de los agricultores o la colaboración con ellos la clave para ofrecer un sistema alimentario más sostenible?
Cuando una institución o universidad de I + D trabaja con ellos en su investigación a través de eventos, demostraciones o ensayos, los agricultores pueden ver de primera mano que pueden hacer ciertas cosas de una manera diferente. Colaborar y trabajar juntos es clave para ofrecer un sistema alimentario más sostenible porque el conocimiento y la experiencia se pueden compartir para crear soluciones impactantes.

Por último, ¿qué es lo que más quiere cambiar sobre el sistema alimentario?
Reducción de desperdicios. Esto se debe a que es un desafío importante en toda la cadena de valor de los alimentos, desde la granja hasta los procesadores y proveedores hasta el consumidor. Gestionar y reducir esto es esencial para lograr un sistema de suministro de alimentos sostenible que pueda satisfacer las demandas de una creciente población mundial.

Fuente: Eit food. https://www.eitfood.eu/news/post/feeding-our-future-the-wheat-cultivars-project-improving-yield-one-grain-at-a-time

Sobre el autor: Laura Elphick es Asistente de Comunicaciones y Eventos en EIT Food. Tiene una licenciatura de primera clase en comportamiento y comercialización del consumidor y le apasiona promover un entorno alimentario sostenible para los consumidores.